Los weblogs o bitácoras (Carlos Castaño y Gorka Palacio, Universidad del País Vasco)


En opinión de Dan Gillmor, la revolución que en el ámbito de la lectura y de la escritura en la Red tuvo lugar con los weblogs y los wikis constituye la primera gran transición en este proceso de cambio hacia la Web 2.0. (...) La primera gran transición se produjo cuando la Web se convirtió en un sistema de lectura y escritura, un gran cambio que está todavía en progreso. La gran revolución en este ámbito tuvo lugar con los weblogs, los diarios personales y los wikis. Ahora no sólo la gente podía crear sus propios sitios web, sino que podía actualizarlos fácil y rápidamente (De Vicente, J.L.,2005)
Bitácora es el término que se suele utilizar en castellano para traducir le concepto inglés de weblog o su contracción blog. La bitácora no deja de ser un sistema de publicación para Internet con una serie de características que le hacen especial y fácil de usar. Muchos empiezan a publicar en los sistemas de bitácoras porque ven que va más allá de la creación a mano de una web desde cero, y publican con la opción de tener todos los materiales escritos ordenados en una potente y rápida base de datos.
Un weblog, también conocido como blog o bitácora, es un sitio web frecuentemente actualizado donde se recopilan cronológicamente textos y/ o artículos de uno o varios autores donde el más reciente aparece primero, con un uso o temática en particular, siempre conservando el autor la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Generalmente los weblogs son publicados con un estilo personal e informal.
Dave Winer (2001) considera que los términos clave para definir el weblog son cuatro:

  1. Un weblog es personal. Está realizado por una persona, no por una organización. No es algo normado y previsto, sino que lo diverso, lo extraño y estrafalario puede aparecer en él.
  2. Un weblog está en la Red. No se puede imprimir, puede ser modificada frecuentemente, es barata de producir y es accesible desde un navegador.
  3. Un weblog se publica. Las palabras fluyen a través de las plantillas. El proceso está automatizado, controlado por máquinas; el diseñador y el escritor están en un nivel superior. Existe también la posibilidad de utilizar herramientas avanzadas de escritura y sindicación mediante RSS.
  4. Finalmente, un weblog forma parte de una comunidad. Ningú weblog permanece aislado, se relacionan entre ellos y con el mundo (...) conectan a la gente entre sí utilizando la web, debido a sus intereses comunes.
Con las bitácoras ha surgido todo un género o forma de escribir para la Red, en la que el comentario, el feedback, hacen que sean realmente interactivos estos blogs. El propio profesor Ramírez Ospina (2004) da las siguientes características del género:
  • Tono coloquial
  • Frecuencia con la que se publican los apuntes
  • El uso profuso del hipertexto con enlaces que señalan al lector hacia otros sitios o bitácoras
  • La posibilidad de ir creando archivos (que el lector puede donsultar) con las anotaciones anteriores hasta varios años atrás.
  • La inclusión de un blogroll o lista de enlaces a otras bitácoras que el autor recomienda.
  • Lo más importante de las bitácoras sin embargo, es que en ellas se le permite al lector consignar sus reacciones y opiniones debajo de cada una de las anotaciones del autor o autores (en el caso de las colectivas).
Quizás la más rica definición que se ha dado hasta ahora sobre el concepto de bitácora ha sido la de la profesora australiana de la Universidad de Bergen, Jill Walker (2003), que ha logrado, gracias a la participación de los comentarios de los navegantes, una verdadera formulación democrática y amplia de lo que es el weblog. Dentro de ese post o artículo, Jill Walker nos dice cuándo empezaron los sistemas de bitácoras y algo también muy importante sobre blogs: la variedad de contenidos que conllevan, accesibles a todos los navegantes: normalmente los weblogs se publican por personas individuales, y su estilo es personal e informal. Aparecen por primera vez a mediados de los 90, ganando en popularidad a medida que las herramientas de publicación se hicieron más simples y libres, hacia finales de siglo.

Segunda transición. De la información a la metainformación


En opinión de De Vicente (2005), una vez asumida la revolución de los sistemas de publicación de contenidos como weblogs y wikis, la atención se desplaza desde la información hacia la metainformación.
La cantidad de datos generados empieza a ser de tal volumen que no sirven de nada si no vienen acompañados de otros que les asignen jerarquía y significado. La estrategia de dotar a los usuarios de instrumentos para clasificar la información colectivamente se ha definido como folksonomía, y su implementación más popular son los tags o etiquetas (De Vicente, 2005).
La posibilidad de asignar etiquetas a los datos (post o escritos de las bitácoras, fotos, vídeos, etc.) permite la construcción de una gran estructura semántica que se puede recorrer en todas las direcciones. Y esto es posible porque podemos sindicar esas etiquetas; esto es, podemos leerlas mediante un programa que pueda incluir datos procedentes de muchos medios diferentes. Generalmente se usa RSS. Este es el primer paso hacia la web semántica, que abarca ya el mundo de los blogs o bitácoras en su denominada blogsfera, término acuñado por William Quick en el año 2001 que es sinónimo de lo que otros han llamado ciberespacio del intelecto.
Como gráficamente define De Vicente (2005): "el RSS permite, por decirlo de manera gráfica, extraer el zumo de una página web (el contenido) y arrojar las cáscaras (el diseño)". Efectivamente, una vez que todo el contenido de la página está codificado en estas etiquetas, puede trasladarse hacia cualquier otra interfaz en la Web creado por otro usuario. Esta sindicación nos permite distribuir titulares de noticias y contenidos, saber cúando se actualizan nuestros sitios webs favoritos y conocer sus contenidos sin necesidad de conectarse uno por uno a todos ellos, "el receptor ya no va en busca de la información, es la información la que va en busca del receptor" (Serrano, Román y Cabero, 2005)
Destacaremos otras dos características fundamentales de las bitácoras

  1. La posibilidad de realizar comentarios a las entradas o escritos que hemos realizado en nuestra bitácora
  2. la posibilidad de realizar trackbaks o enlaces inversos (algunos autores los llaman retroenlaces) entre bitácoras, que permiten saber que alguien ha enlazado nuestro artículo o post, y avisar a otro weblog de que estamos citando uno de sus post, artículos o comentarios.
Aparte de estas dos formas de interaccionar con el contenido de la blogosfera, existe también la posibilidad de enviar "pings" y "pingbacks" para que las actualizaciones de los artículos tengan repercusión en los diferentes servidores que rastrean y dejan constancia de los movimientos originados por los cambios que, con el tiempo, se hacen en los contenidos.